Mostrando articulos por etiqueta: CERMI

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) plantea al nuevo Gobierno la necesidad de reformar la legislación de menores vigente en España para proteger mejor los derechos de los niños y niñas con discapacidad, de acuerdo con los mandatos específicos de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

La legislación española en materia de protección de menores apenas tiene en cuenta el factor de la discapacidad, por lo que no dispensa un trato más favorable para esta parte de la infancia, lo que entra en contradicción con el tratado internacional de la discapacidad, que obliga a que las políticas públicas y las disposiciones normativas sobre menores recojan transversalmente en enfoque de discapacidad.

En este sentido, la principal norma que debería ser modificada es la actual Ley de Protección Jurídica del Menor, disposición de cabecera en nuestro ordenamiento jurídico sobre la infancia. 

Además, otra de las leyes sectoriales que debe adaptarse a la Convención es la Ley Orgánica de Educación, que ha de modificarse para asumir plenamente el mandato de la inclusión educativa, desterrando cualquier atisbo de segregación en la enseñanza por razón de discapacidad.

Publicado en Blog

"La discapacidad en las fuentes estadísticas oficiales. Examen y propuestas de mejora" es un estudio realizado por la empresa de Consultoría e Investigación Social InterSocial para el CERMI. En dicho estudio se realiza un análisis del tratamiento actual y oportunidades de mejora con respecto a los registros que se realizan de la discapacidad en las referencias estadísticas que promueve, efectúa o edita el INE. Para cada referencia estadística se realiza una descripción, un análisis de la forma de aproximación a la discapacidad en su diseño y una batería de propuestas de mejora, con el objetivo de que la discapacidad figure como hecho relevante en todas las operaciones estadísticas de interés para esta realidad social.

En este sentido, este análisis formal y de contenido sobre la discapacidad en todas las encuestas y referencias estadísticas del INE obedece al propósito de conocer la fiabilidad, y en tiempo real, de la discapacidad, en sus múltiples dimensiones, normalizando su presencia en las operaciones estadísticas oficiales.

Documento

Publicado en Blog
Viernes, 21 de Octubre de 2011 16:18

Estrategia Española de Discapacidad 2012-2020

Una de las aspiraciones sostenidas del movimiento social de la discapacidad es que esta, esta realidad, esté presente, en posiciones de cierta relevancia, en eso que se ha dado en llamar “agenda política”. Que la discapacidad dejase definitivamente de ser lo que fue durante demasiado tiempo, algo residual, marginal que no pertenecía, ni por asomo, al núcleo duro de preocupaciones y ocupaciones de la comunidad política. Dicho de un modo plástico, que la política se parezca a la sociedad, y que por esa semejanza tenga en cuenta a la discapacidad, que también es parte inherente de la sociedad.

Algo –bastante, si comparamos con la situación de partida– se ha logrado en estos últimos decenios, desde la recuperación de la democracia en España, para ser más precisos, pero el objetivo dista de estar alcanzado. Cierto es que disponemos de un marco legislativo, programático y presupuestario, a propósito de la discapacidad, de presencia y de visibilidad políticas y cívicas, mucho más propincuo que el de hace unos años, pero diríase que como la línea del horizonte, cuanto más se acerca uno a ella, más se aleja. No es que resulte, el objetivo, inaprensible, pero sí que precisa de una perpetua actividad persecutoria.

Por estos motivos, son necesarias todavía muchas y continuadas decisiones políticas de generación de cambio en lo referido a discapacidad. Es una política, la pública de discapacidad, que no puede ni debe estar quieta, pues lo pendiente, en términos de derechos, inclusión, ciudadanía y bienestar, es todavía asaz cuantioso. La última decisión del Gobierno de España, la Estrategia Española de la Discapacidad 2012-2020, es una muestra de ese proceso incesante de intensificación de las políticas públicas de discapacidad, y así la saludamos.     

En efecto, la Estrategia Española de la Discapacidad 2012-2020, aprobada el pasado día 14 de octubre de 2011 por el Consejo de Ministros a propuesta del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, contribuirá a que la discapacidad esté en la agenda política de modo continuado hasta el año 2020, por lo que servirá de motor transversal de decisiones e iniciativas, en ese dilatado periodo, en favor de este grupo de población.

Para el Cermi, esta Estrategia es un  dispositivo valioso y oportuno que inserta la planificación estratégica en materia de discapacidad en la acción a largo plazo del Ejecutivo. 


Con la Estrategia Española, nuestro país, España, sigue la estela de la Unión Europea, que ya adoptó un marco similar a escala comunitaria en 2010, también con vigencia hasta 2020. Dos focos de poder como Europa y España van, digámoslo así, al unísono. Faltaría, eso sí, que las Comunidades Autónomas españolas, como poderes territoriales con enormes responsabilidades en cuestiones decisivas para la discapacidad, se dieran por aludidas e hicieran otro tanto, es decir, otro esfuerzo de planificación estratégica análoga para su respectivas esferas.   

Los objetivos de la Estrategia Española coinciden con las preocupaciones medulares del movimiento social de la discapacidad representado por el Cermi, pues tiene como ejes la ampliación y extensión de derechos, de acuerdo con la Convención de Naciones Unidas; la inclusión en la comunidad; la activación; la participación y la presencia sociales de las personas con discapacidad y sus familias.

El Cermi, como representación de la discapacidad organizada, ha participado en la elaboración de esta Estrategia mediante consultas,  aportaciones y sugerencias a lo largo de su proceso de redacción, lo que nos autoriza a sentirla también, con permiso de sus autores directos, la Secretaría General de Política Social y Consumo y la Dirección General de Coordinación de Políticas Sectoriales sobre la Discapacidad,  como propia.

Con esta iniciativa, disponemos de una herramienta idónea para avanzar en los próximos años en política públicas de discapacidad. Pero como toda herramienta, será eficaz, resultará útil si se usa y si se emplea correctamente, liberando todo el potencial que encierra. Como Cermi estaremos vigilantes para que estos instrumentos, sean cuales sean las circunstancias, no permanezcan ociosos, cuando hay tanto aún que cambiar. 

Luis Cayo Pérez Bueno, presidente del CERMI - 19/10/2011

Publicado en Blog
Miércoles, 13 de Abril de 2011 12:07

La discapacidad en Ceuta y Melilla

La Revista cermi.es publica, en su último número, un reportaje sobre la discapacidad en Ceuta y Melilla. El CERMI ha promovido un estudio sobre la situación y las necesidades de la población con discapacidad en estas dos Ciudades Autónomas. El reportaje presenta algunos de los principales resultados del mismo. Agustín Huete, Director de InterSocial y co-autor del estudio reflexiona acerca de las particularidades de Ceuta y Melilla respecto a la atención a las personas con discapacidad.
 
Cuando la singularidad condiciona
 
 
La discapacidad en Ceuta y Melilla
 
cermi.es MARZO / ABRIL 2011

El tamaño reducido de sus territorios, su ubicación, su cultura y otros aspectos sociales y económicos, condicionan la forma de vida de Ceuta y Melilla y propician que ambos sean los territorios con las más altas tasas de población con discapacidad en España. Las personas con discapacidad se enfrentan así con dificultades extraordinarias, principalmente relacionadas con la asistencia sanitaria, la educación y el empleo.

Así queda constatado en el estudio que el CERMI ha promovido, “Estudio sobre la situación y necesidades de las personas con discapacidad en las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla”, realizado con el apoyo del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad durante el año 2010. Se trata del primer acercamiento a la realidad de las personas con discapacidad en Ceuta y Melilla, algo que resulta esencial en el diseño de políticas que pretendan mejorar el entorno y las condiciones de vida de este grupo social. Los principales resultados del estudio destacan que “el enclave geográfico, la alta densidad de población de un territorio de pequeña extensión, la presión de la población flotante demandante de servicios y la falta de recursos de atención específica a la discapacidad hacen que exista tanto en Ceuta como en Melilla una gran competencia por el acceso a los recursos sociales (educativos, sanitarios, formativos, laborales…) relacionados específicamente con la discapacidad”. Pero hay otro factor que condiciona también la vida diaria de estas personas, se trata del marco competencial de las Administraciones Públicas en Ceuta y Melilla. Ambas Ciudades Autónomas cuentan con un estatuto que no les confiere competencias sobre servicios básicos: educación, sanidad, servicios sociales y autonomía personal y dependencia entre ellos, ni capacidad legislativa. Por ello, el resultado es un marco legal menos complejo, pero también escaso a veces, que limita notablemente la capacidad de autogobierno, el desarrollo normativo y la gestión de servicios relacionados con el bienestar.

Empezar por la educación

El estudio reconoce los problemas que hay en el sistema educativo: “Se favorece excesivamente la derivación de alumnos con discapacidad a los Centros de Educación Especial”. En este sentido, la inclusión educativa en ambas ciudades es relativamente efectiva en los primeros niveles, pero tiene grandes dificultades a partir de la educación secundaria. Según Agustín García Huete, sociólogo y director del estudio, las principales dificultades se deben a las limitaciones de recursos, sobre todo a aquellos relacionados con la escasa construcción de nuevas infraestructuras. Y en este aspecto coincide con la presidenta del CERMI Melilla, Pilar Pérez Bermúdez, quien afirma que en Melila hay un gran número de centros educativos, pero pocos realmente adaptados. Y explica este problema y otros que acechan a la base de la formación de toda persona: “Hay miedo al coste económico que pueda ocasionar la adaptación de los centros, ya que suele implicar una inversión importante. Pero hay otro tema que destacar, y es cierta ignorancia por parte de los educadores sobre discapacidad, lo que provoca que cojan miedo a que haya niños de integración en los colegios porque piensan que eso podría retrasar el nivel del resto de alumnos. Falta mucha sensibilización. Los padres de algunos niños sin discapacidad expresan, a veces, el miedo a que sus hijos bajen de nivel por tener un compañero con discapacidad o que ellos tengan que pagar más dinero para costear los gastos. Debería haber un compromiso mayor por parte del Ministerio de Educación en cuanto a lo que es la verdadera inclusión y esto debería acometerse a través de la formación y la información. La información es básica para quitar el miedo, pero la formación también es fundamental”. Los problemas son similares en Ceuta, tal y como expresa Mercedes Medina, presidenta del CERMI Ceuta: “En materia educativa, existen colegios específicos para algún tipo de discapacidad, apoyos específicos para personas con discapacidad auditiva, pero la inclusión de los estudiantes con discapacidad es bastante regular y aquí el fracaso escolar en general es muy elevado y en el caso del sector de la discapacidad también”. Para Agustín García Huete, al igual que ocurre en la atención sanitaria, la dotación de recursos educativos es adecuada para atender a una población del tamaño de estos municipios, pero las necesidades de la población son extraordinarias, hecho por el que los recursos se revelan escasos. Y añade: “Los recursos dedicados a la escolarización de alumnado con necesidades especiales (entre los que se cuentan alumnos con discapacidad, entre otros con especiales dificultades para la escolarización) se encuentran muy presionados fundamentalmente por las necesidades de atención a niños de origen extranjero con grandes dificultades idiomáticas, lo cual puede repercutir indirectamente en la escolarización de los alumnos con discapacidad”.

Problemas con la sanidad

El otro aspecto que destaca el estudio por las graves consecuencias en la atención a las personas con discapacidad es el sanitario. En Ceuta y Melilla, las personas con discapacidad se ven perjudicadas con más frecuencia e intensidad por la falta de recursos especializados y la necesidad de desplazarse fuera de su ciudad para recibir atención sanitaria adecuada. Según García Huete: “La oferta de especialidades en atención sanitaria, aunque es amplia, determina la necesidad frecuente de acceso a pruebas, hospitalización u otras intervenciones en recursos de la Península, lo cual obliga a las familias a realizar un esfuerzo extraordinario para acompañar a sus familiares en esas situaciones. Esto es especialmente evidente en familias de niños con discapacidad y en familias de personas con enfermedad mental”. Melilla se encuentra casi a 600 kilómetros de distancia de Ceuta. “Parece que estamos cerca”, afirma Pilar Pérez Bermúdez, pero es una gran distancia. Una vez más, la situación geográfica pesa, pero más para aquellos que presentan una discapacidad. “Carecemos de especialistas y tenemos un hospital comarcal que está desbordado, ya que atiende a la ciudad de Melilla y a la ciudad cercana de Nador, que pertenece a Marruecos, y eso hace que tengamos que desplazarnos a la Península. Y aunque suele haber ayuda por parte de los servicios sociales de la ciudad, entendemos que no son las fórmulas más adecuadas. El primer vuelo hacia la ciudad de Málaga y el último vuelo de vuelta van absolutamente llenos con las personas que van a hacerse pruebas. Hay veces en las que pueden ir y volver en el día, pero en otras ocasiones se ven obligados a hacer noche y esto supone otro gasto económico añadido. Por su parte, los médicos del hospital comarcal tienen muy buena intención y hacen todo lo que pueden, pero tampoco son especialistas en discapacidad, así que no tienen recursos para tratarnos”. En el caso de Ceuta, la situación no parece ser tan grave, ya que en los últimos tiempos se han ido incorporando nuevos especialistas, pero sigue habiendo problemas. Así lo cuenta Mercedes Medina: “En el aspecto sanitario, cada vez tenemos más cosas, aunque nos gustaría que hubiera de todo, pero entendemos que hay muchas ciudades en España que tampoco tienen de todo, pero la diferencia es que nosotros tenemos que coger el barco para llegar a esos médicos. Y en cuanto a los barcos, hay de distintos tipos y algunos son accesibles y otros no, de tal forma que una persona con movilidad reducida o en silla de ruedas tiene que seleccionar previamente el modelo de barco para acceder a él o no”.

Autonomía Personal y centros de día

Si hay algo en lo que no parecen estar en desventaja estas dos ciudades es en la aplicación de la Ley de Autonomía Personal. Según el estudio, Ceuta y Melilla son los territorios más eficaces de España en el procedimiento de tramitación de solicitudes relacionadas con la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia. Sin embargo, la cobertura de servicios relacionados con el SAAD es escasa en los recursos de atención de día y servicios residenciales, especialmente en Ceuta. Además, el 77,2 por ciento de las prestaciones concedidas en Ceuta y el 61,5 por ciento en Melilla, son de tipo económico, siendo minoritarias las prestaciones en forma de servicios de apoyo. A juicio del sociólogo García Huete: “El perfil de las prestaciones es fundamentalmente de tipo económico, seguramente por la dificultad de encontrar prestaciones en forma de servicios de apoyo, también dadas las especiales dificultades de acceso al empleo”.

En el caso de los centros de día y las residencias, para Melilla supone un grave problema pues carece de ellas y los usuarios deben trasladarse a la Península. Así lo explica Pilar Pérez Bermúdez: “Se va a construir un centro para personas con discapacidad física, que va a ser centro de día y residencia para grandes dependientes, pero hasta ahora, la solución es trasladar a estas personas a centros de la Península provocando un sentimiento de desarraigo importante, porque su familia no puede desplazarse regularmente a visitarles. Este centro surgiría para paliar y subsanar este desarraigo, y va con retraso, pero la obra está ahí y confiamos en que puedan finalizarla pronto.” En otros casos, las personas con gran dependencia han querido volver a sus casas pero no han podido porque no tienen las adaptaciones suficientes para entrar en ellas, puesto que no son accesibles.

En Ceuta, el problema en este sentido es también acuciante. Lo cuenta Mercedes Medina: “No existen centros de día para personas con discapacidad y nuestra petición desde hace años ha sido que se construya un centro o residencia para personas con discapacidades sensoriales o intelectuales. Además, a las personas con enfermedad mental grave se las interna fuera de Ceuta, y no es la solución que queremos”.
 
Empleo y más
Según los datos de la Encuesta de la Discapacidad, Autonomía Personal y Situaciones de Dependencia (EDAD 2008), la tasa de actividad de las personas con discapacidad era del 13,8 por ciento en Ceuta y del 21,5 por ciento en Melilla, ambas lejos de la tasa para la población con discapacidad en España (35,5 por ciento) y, a su vez, muy lejos de la población general (74,87 por ciento). De igual forma, las tasas de paro para la población con discapacidad eran un 34,8 por ciento en Ceuta, un 23,2 por ciento en Melilla y un 20,9 por ciento en España, en 2008, antes de la crisis económica. Según el experto y autor del estudio: “Ceuta y Melilla son municipios con un mercado laboral limitado, muy dependiente del sector servicios y de la administración pública, que es el principal motor económico. La iniciativa más llamativa de generación de empleo para grupos en riesgo de exclusión, denominada ‘Planes Especiales de Empleo’ genera una cantidad considerable de oportunidades de empleo que repercuten directa e indirectamente en la población con discapacidad, pero tiene algunos efectos negativos sobre la estabilidad laboral y la estimulación de la búsqueda de empleo en otras parcelas.

Existe, además, un gran margen de mejora en los sistemas de formación para el empleo que forman parte de las políticas activas de empleo dependientes del Servicio Público de Empleo, sobre todo en lo concerniente a accesibilidad de las actividades formativas”. Y como últimos apuntes, aunque no por ello de escasa importancia, se detectan, por un lado, en ambas ciudades, grandes barreras arquitectónicas y problemas de accesibilidad, “muchos problemas de accesibilidad”, según la presidente del CERMI Ceuta. Y por otro, según García Huete, existen necesidades de mejora del tejido asociativo de apoyo a personas con enfermedad mental en ambas ciudades, en Melilla, además ,de personas con discapacidad física.

Si bien, apunta también el experto: “El movimiento asociativo de Ceuta y Melilla cuenta en general con algunas ventajas comparativas respecto al de otros territorios en España. Uno de ellos es la cercanía y familiaridad que el tamaño pequeño de los municipios permite para afrontar cualquier tipo de necesidad, establecer alianzas y la negociación con las administraciones. Es también destacable, aunque con excepciones, que el movimiento asociativo no ha generado grandes estructuras especializadas. Ambos factores les sitúan en una posición ventajosa para promocionar el uso de los recursos comunitarios de forma prioritaria”.
Publicado en Blog

Este estudio, realizado por InterSocial para el CERMI, constituye un primer acercamiento a la realidad de las personas con discapacidad en Ceuta y Melilla, que encabezan los territorios con mayor tasa de población con discapacidad.

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) ha publicado un documento en el que se recoge un extracto de los principales resultados del Estudio sobre la situación y necesidades de las personas con discapacidad en las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla. El estudio, promovido por el CERMI y realizado por Intersocial durante el año 2010, ha contado con el apoyo del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad (Dirección General de Coordinación de Políticas Sectoriales sobre Discapacidad) .

Este estudio constituye un primer acercamiento a la realidad de las personas con discapacidad en Ceuta y Melilla, sus características sociodemográficas, dificultades, acceso al empleo y la educación, apoyo familiar, ayudas, discriminación... Para su elaboración, se ha contado con la colaboración de las personas con discapacidad y sus familias, las entidades públicas y privadas de representación y apoyo, organizadas en torno a los CERMIS de esas ciudades, así como de la administración local y estatal.

Según el CERMI, el conocimiento de la situación de las personas con discapacidad en Ceuta y Melilla resulta “esencial” en el diseño de las políticas que pretenden mejorar el entorno y las condiciones de vida de este grupo social y sus familias, “sobre todo, si se tiene en cuenta que ambas ciudades autónomas encabezan los territorios con mayor tasa de población con discapacidad: Melilla (11,9%) y Ceuta (11,3%), Galicia (11,3%), Extremadura (11%), Castilla y León (10,9%) y Asturias (10,4%).

Los principales resultados del estudio destacan que “el enclave geográfico, la alta densidad de población de un territorio de pequeña extensión, la presión de la población flotante demandante de servicios y la falta de recursos de atención específica a la discapacidad hacen que exista tanto en Ceuta como en Melilla una gran competencia por el acceso a los recursos sociales (educativos, sanitarios, formativos, laborales…) relacionados específicamente con la discapacidad”.

En este sentido, el marco competencial de las Administraciones Públicas en Ceuta y Melilla es un elemento diferencial clave, ya que ambas Ciudades Autónomas cuentan con un estatuto que no les confiere competencias sobre servicios básicos: educación, sanidad, servicios sociales y autonomía personal y dependencia entre ellos, ni capacidad legislativa.

Por ello, el resultado es un marco legal menos complejo, pero también escaso a veces, que limita notablemente la capacidad de autogobierno de ambas ciudades, el desarrollo normativo y la gestión de servicios relacionados con el bienestar.

En el ámbito de la educación, en lo relacionado específicamente con alumnos con discapacidad, “en un contexto de gran presión para los recursos educativos”, el estudio destaca que “se favorece excesivamente la derivación de alumnos con discapacidad a los Centros de Educación Especial”. En este sentido, la inclusión educativa en ambas ciudades es relativamente efectiva en los primeros niveles, pero tiene grandes dificultades a partir de la educación secundaria.

Según los datos de la Encuesta de la Discapacidad, Autonomía Personal y Situaciones de Dependencia (EDAD 2008), “la tasa de actividad de las personas con discapacidad era del 13,8% en Ceuta y del 21,5% en Melilla, ambas lejos de la tasa para la población con discapacidad en España (35,5%) y, a su vez, muy lejos de la población general (74,87%). De igual forma, destaca que “las tasas de paro para la población con discapacidad eran un 34,8% en Ceuta, un 23,2% en Melilla y un 20,9% en España, para el 2008, antes de que la crisis económica afectara al empleo y la actividad”.

Una estrategia importante de generación de empleo para las personas con discapacidad son los Planes Especiales de Empleo, promovidos por la Administración General del Estado en ambas ciudades. “Se ha detectado que pueden generar efectos nocivos para la población con discapacidad, como la inestabilidad laboral y desmotivación en la búsqueda de empleo”, señala el estudio.

“En Ceuta el Plan Especial de Empleo Público para 2010 tenía reservadas 93 plazas para personas con discapacidad; y en Melilla, a lo largo de 2009, el Plan posibilitó la contratación de 219 personas con discapacidad”, indica. Mientras, “ambas ciudades cuentan con iniciativas en materia de promoción de empleo, como PROCESA y PROMESA, formación impartida por el Servicio Público de Empleo Estatal, o las iniciativas privadas como el Programa Inserta ‘Por Talento’ de FSC de la Fundación ONCE”, añade.

En cuanto a las dificultades relacionadas con la atención sanitaria en Ceuta y Melilla, las personas con discapacidad “se ven perjudicadas con más frecuencia e intensidad por la falta de recursos especializados y la necesidad de desplazarse fuera de su ciudad para recibir atención sanitaria adecuada”. “Este hecho es especialmente perjudicial para las personas con enfermedad mental y para los menores con discapacidad”, destaca.

Por otra parte, el estudio resalta que Ceuta y Melilla “son los territorios más eficaces de España en el procedimiento de tramitación de solicitudes relacionadas con la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia”. Sin embargo, la cobertura de servicios relacionados con el SAAD es escasa en los recursos de atención de día y servicios residenciales, especialmente en Ceuta.

“El 77,2% de las prestaciones concedidas en Ceuta y el 61,5% en Melilla, con cargo al SAAD, son de tipo económico, siendo minoritarias las prestaciones en forma de servicios de apoyo”, señala.

También se ha constatado dificultades relacionadas con accesibilidad, “aunque existen iniciativas públicas encaminadas a la mejora de este ámbito”.

Por último, el estudio también incluye una serie de propuestas integrales para la mejora de la atención y apoyo en cada una de las Ciudades Autónomas, entre las que se encuentran mejoras en el terreno de la inclusión educativa, la promoción del empleo en el ámbito privado, la atención a las personas con enfermedad mental y sus familias, el desarrollo del tejido asociativo y la promoción de la Autonomía Personal.

El equipo de Intresocial que ha realizado esta investigación ha estado integrado por Agustín Huete García (Director), Eduardo Díaz Velázquez y Antonio Sola Bautista, En el trabajo de campo, codificación y trascripción han participado Elena Díaz García, Margarita Vilela Garrido, Alexandra Campillo Sánchez y Esther Petisco Rodríguez.

Informe completo: http://www.cermi.es/es-ES/Biblioteca/Lists/Publicaciones/Attachments/257/Estudio%20Ceuta%20y%20melilla.pdf

Publicado en Blog

En este documento, publicado por el CERMI, se presentan los principales resultados de una investigación realizada por InterSocial sobre la situación de los jóvenes con discapacidad en nuestro país. El estudio aborda las principales dimensiones fundamentales a tener en cuenta respecto de la realidad de las personas con discapacidad entre 15 y 30 años, con especial atención a sus necesidades y expectativas. Han formado parte del equipo de trabajo Agustín Huete García, Antonio Sola Bautista y Paula Lara Gonzalo, que se han encargado del diseño y coordinación de la investigación, el análisis de datos y la redacción de textos, y Elena Díaz García, Esther Petisco Rodríguez y Clarisa Ramos Feijóo, que han participado en la fase de documentación, trabajo de campo, codificación y trascripción.

Descargar "Los jóvenes con discapacidad en España. Informe de situación 2010", en formato PDF Archivo PDF

Publicado en Documentos

El CERMI ha reclamado que la futura Ley de Salud Pública, que el gobierno ha anunciado que promoverá en breve, tenga en cuenta la perspectiva de la discapacidad, para que las necesidades de estas personas y sus familias encuentren el debido encaje en las políticas de salud pública.

Con vistas a que la futura normativa incluya las demandas de la discapacidad, el CERMI ha elaborado un documento de posición, en el que aparecen sistematizadas las principales propuestas del sector de la discapacidad. Para el CERMI, la nueva Ley debe garantizar el acceso, la accesibilidad y la inclusión en igualdad de condiciones. En este contexto, una de las prioridades más importantes es el acceso a la asistencia prolongada y a los servicios de apoyo para las personas con discapacidad. Otros aspectos prioritarios son la compensación de los efectos negativos de las discapacidades en términos de salud; la habilitación y la rehabilitación; la atenuación de las consecuencias económicas y sociales de la discapacidad, y de las desigualdades en materia de salud, con especial consideración de las necesidades de las mujeres con discapacidad. También han de ser objetivos importantes de cualquier política de salud pública en relación con la discapacidad la de reducir la exclusión social, eliminar obstáculos y barreras, facilitar la movilidad y aprovechar el potencial de las tecnologías de la información.

Con este documento, el CERMI se hace presente en el debate iniciado para dotar a España de una legislación actualizada en relación con la salud pública de la población, de la que la discapacidad no puede quedar apartada.

El documento ha sido elaborado por Antonio Jiménez Lara (consultor especializado en discapacidad y socio de InterSocial), con aportaciones de las organizaciones del sector social de la discapacidad articulado en torno al CERMI.

Descargar "Salud pública y Discapacidad", en formato PDF Archivo PDF

Publicado en Documentos

Existe un consenso generalizado sobre la gravedad y singularidad de la crisis económica global que atravesamos. Las personas con discapacidad y sus familias constituyen un grupo de población con especial riesgo de sufrir más rápidamente y de forma más virulenta, los efectos de una situación económica tan adversa.

En este estudio se analiza cómo afecta la crisis que vive actualmente nuestra economía y nuestro sistema social a las personas con discapacidad y a sus familias, con el objetivo de extraer enseñanzas que ayuden a conocer y minimizar sus efectos negativos y plantear medidas y actuaciones que permitan superarla con el menor menoscabo para las condiciones de vida y ciudadanía de este importante grupo de población.

El estudio ha sido realizado por InterSocial. Han formado el equipo de trabajo Agustín Huete García, Antonio Sola Bautista, Paula Lara Gonzalo y Eduardo Díaz Velázquez (que se han encargado del diseño, coordinación, análisis de datos y redacción de textos), con el apoyo de Elena Díaz García y Esther Petisco Rodríguez, en las tareas de documentación, trabajo de campo, codificación y trascripción.

Descargar "El impacto de la crisis económica en las personas con discapacidad y sus familias", en formato PDF Archivo PDF

Publicado en Documentos

El Observatorio Permanente de la Inmigración (OPI) ha publicado el estudio "Las personas inmigrantes con discapacidad en España". Realizado por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) en colaboración con InterSocial, este trabajo constituye un primer acercamiento a la situación de este colectivo, que supone aproximadamente el 5% de la población inmigrante y que se estima ronda las 225.000 personas.

El estudio ha seguido una metodología basada en técnicas de investigación social tanto cualitativas, como cuantitativas y analiza el nivel de integración de los inmigrantes con discapacidad y las variables que influyen en dicha integración, a la vez que realiza una reflexión sobre la discriminación que existe hacia este colectivo.

En el equipo de investigación, coordinado por Agustín Huete García y Eduardo Díaz Velázquez, han participado María de los Ángeles Huete García, Antonio Jiménez Lara, Elena Díaz García y Antonio Sola Bautista.

Descargar "Las personas inmigrantes con discapacidad en España", en formato PDF Archivo PDF

Publicado en Documentos

 

Las personas con discapacidad en el medio penitenciario en España, recoge los resultados de una investigación realizada por un equipo de la consultora InterSocial, coordinado por Agustín Huete García y Eduardo Díaz Velázquez. Junto con ellos, Antonio Jiménez Lara y María de los Ángeles Huete García han participado en el diseño, análisis de datos y redacción de textos, y Elena Díaz García y Antonio Sola Bautista en la realización del trabajo de campo, codificación y trascripción. El estudio ha contado también con la colaboración especial de Clarisa Ramos Feijóo, profesora titular de Trabajo Social y Servicios Sociales de la Universidad de Alicante.

Publicado en Documentos
Página 5 de 6
  • InterSocial cuenta con profesionales especializados en consultoría e investigación social, así como con una amplia red de colaboradores especializados en diversas materias, que conforman un equipo sinérgico que integra un amplio caudal de conocimiento, una dilatada experiencia y una alta capacidad de innovación.

    Entre sus profesionales dispone de sociólogos, psicólogos, economistas, gerontólogos, y otros profesionales que garantizan una óptima calidad de servicio.