Viernes, 22 de Noviembre de 2013 18:07

El movimiento asociativo exige mayor ‘visibilidad’ de la mujer con discapacidad para protegerla de situaciones de violencia

Vota este articulo
(0 votos)

Con motivo de la conmemoración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las mujeres, el próximo 25 de noviembre, las entidades del movimiento asociativo de la discapacidad quieren hacer visible la ‘invisibilidad’ de las mujeres y niñas con discapacidad, que las hace aún más vulnerbles ante situaciones de violencia de género, y exigen la adopción de medidas encaminadas a erradicar esta desigualdad.

Entidades como la Confederación Estatal de Mujeres con Discapacidad (CEMUDIS) y el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), entre otras, recuerdan a la sociedad, en general, y a los poderes públicos, en particular, que la falta de acceso a los recursos necesarios para reconocer y denunciar una situación de violencia de género generan una especial vulnerabilidad de este colectivo.

El estigma de que se trata de “personas inmaduras, infantiles incapaces de toma de decisiones”, señala CEMUDIS, se llega a traducir en que se puede abusar de ellas y negarles sus derechos con toda impunidad. La discriminación múltiple de la que son objeto hace además que estén mucho más expuestas a la violencia de género, al abuso sexual, al abandono, al maltrato físico y psicológico, a la explotación y a la negación de sus más elementales derechos como seres humanos, apuntan desde el comité.

CERMI pone en esta ocasión una especial atención en las madres con discapacidad, especialmente en aquellas a las que se les amenaza continuamente con la retirada de sus hijos e hijas por sus entornos cercanos, o a las que se les niega su derecho de ser madres y cuidar de éstos. Situación de violencia es aquella también sufrida por las madres que se enfrentan solas a no pocas situaciones de abandono familiar de sus cónyuges ante el nacimiento de niños o niñas con discapacidad, o cuando ellas o sus hijos e hijas la adquieren posteriormente, provocando una discriminación estructural,

Visibilidad y accesibilidad

Ante estas situaciones, el movimiento asociativo considera imprescindible que la perspectiva de la discapacidad se incorpore en todos los proyectos subvencionados con fondos públicos que vayan relacionados con la violencia contra la mujer, así como en las estadísticas relacionadas con esta cuestión. Exigen además la capacitación de las mujeres con discapacidad, así como de familiares, personas del entorno, profesionales y voluntarias que intervengan con el colectivo de la discapacidad en general, para que ellas puedan ejercer sus derechos en igualdad de condiciones en la sociedad.

Campañas accesibles de prevención y sensibilización contra la violencia y accesibilidad en todos los procesos de comunicación relativos a los derechos legales, la asistencia jurídica y los procedimientos judiciales, proporcionándoles servicios de interpretación en lengua de signos o servicios de apoyo a la comunicación, además de toda la documentación requerida en formatos de lectura fácil y en otros formatos alternativos, incluidos el braille.

A los poderes públicos se les demanda también adoptar las medidas de apoyo necesarias para garantizar el pleno ejercicio de la maternidad por las mujeres con discapacidad en concordancia con la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW) y la Convención sobre los Derechos de las personas con Discapacidad (CRPD), tratados de Naciones Unidas ratificados por España en 1984 y en 2007, respectivamente, recuerda CERMI.

Desde el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad, se pide además que sean tenidas en cuenta todas las circunstancias que rodean a la mujer con discapacidad cuando sea tramitado el Anteproyecto de Ley sobre el ejercicio de la corresponsabilidad parental en caso de nulidad, separación y divorcio.

Fuente: OED. Observatorio Estatal de la Discapacidad