Jueves, 14 de Marzo de 2013 19:28

Encuesta Nacional de Salud 2011– 2012

Vota este articulo
(1 Voto)

 

Más de tres cuartas partes de la población española, el 75,3%, percibe su estado de salud como bueno o muy bueno. Así lo revela la última Encuesta Nacional de Salud 2011-2012, que han presentado hoy en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad la secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas, y el presidente del Instituto Nacional de Estadística (INE), Gregorio Izquierdo. Se trata del valor más elevado desde que se elabora este estudio y supone un aumento de 5,3 puntos en relación a la última Encuesta, correspondiente a 2006-2007.

La Encuesta Nacional de Salud, que realizan de forma conjunta el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el INE, cumple este año su 25 aniversario, pues se realizó por primera vez en 1987. Tiene una periodicidad quinquenal, y se alterna cada dos años y medio con la Encuesta Europea de Salud. Los datos presentados en la edición de 2013 corresponden a más de 26.500 entrevistas realizadas en el segundo semestre de 2011 y el primero de 2012. Entre los resultados del estudio, además de una importante mejora en el estado de salud percibido, destaca el descenso en el número de fumadores, el menor uso de la mayoría de los servicios sanitarios y el aumento de las patologías crónicas y del exceso de peso en la población.

En cuanto al estado de salud, la percepción de que es bueno o muy bueno es mayoritaria. No obstante, se mantienen las diferencias entre hombres y mujeres. El 79,3% de los varones declaran tener buena salud, frente al 71,3% de las mujeres. Esta percepción positiva disminuye con la edad, y en el grupo de 85 años y más se reduce a algo menos de un tercio de la población.

Enfermedades crónicas 

Sin embargo, el 53,5% de los mayores de 65 años declara no presentar ningún tipo de dependencia personal, ni para las tareas cotidianas ni de movilidad. La autonomía es también más frecuente en hombres (61,3%) que en mujeres (47,7%).

La encuesta, no obstante, revela un aumento de las enfermedades crónicas. Al menos uno de cada seis personas mayores de 15 años padece alguno de los trastornos más frecuentes: dolor de espalda, hipertensión, atrosis, artitis o reumatismo, hipercolesterolemia y dolor cervical crónico. En los últimos 25 años, trastornos como la hipertensión y la diabetes han experimentado un importante aumento: del 11,2% al 18,5% en el caso de la hipertensión y del 4,1 al 7% en el de la diabetes. En cuanto al colesterol elevado, su prevalencia se ha duplicado, pasando del 8,2 al 16,4% de la población.

Uso de los servicios sanitarios

La Encuesta 2011-2012 revela también un descenso en el uso de la mayoría de los servicios de salud. En este sentido, cambia la tendencia creciente registrada hasta 2003 para consultas y hospitalización y hasta 2006 para la atención urgente. El 82,3% de la población declara haber consultado al médico en el último año, mientras que el 28,3% ha acudido a los servicios de urgencias y el 7,9% ha estado ingresado. El único servicio cuyo uso aumenta es el hospital de día, pasando de un 6,3% hace cinco años a un 6,9%. La explicación es que han aumentado los procesos clínicos que, si bien hace años exigían hospitalización, hoy se realizan de manera ambulatoria.

Al mismo tiempo que se ha producido este descenso, ha bajado también la percepción de “inaccesibilidad” a la asistencia médica: sólo un 2,2% de las mujeres y un 1,8% de los hombres han declarado que han necesitado asistencia y no han podido acceder a ella. Es la cifra más baja desde que se introdujo esta pregunta en la encuesta, en el año 2001, y supone una reducción a casi la mitad en relación a la última Encuesta, de 2006-2007. 

Actividades de prevención 

En cuanto a la prevención, destaca la extensión de las pruebas para detectar de forma precoz el cáncer de mama. Más del 77% de las mujeres entre 50 y 69 años se han sometido a una mamografía. Asimismo, más del 70% de las mujeres de 25 a 64 años se han hecho una citología vaginal en los últimos cinco años, recomendada para la detección precoz del cáncer de cuello de útero. La vacunación de la gripe estacional, sin embargo, ha descendido desde la última Encuesta. 

Además del estado de salud, en esta edición se ha analizado la calidad de vida relacionada con la salud en adultos. En este ámbito, el problema que se presenta con mayor frecuencia es el dolor o malestar, que afecta al 24,8% de la población, seguida de la ansiedad o depresión, que afecta al 14,6%.

Diferencias entre sexos

La Encuesta, por último, también aborda las diferencias entre sexos en relación al trabajo doméstico y al cuidado de menores o de personas en situación de dependencia. Aunque las mujeres que asumen en solitario estas tareas son menos que en la edición pasada (2006-2007), persisten importantes desigualdades. Sólo el 2,2% de los hombres que conviven con menores asume en solitario su cuidado, frente a un tercio de las mujeres. En el caso de los dependientes, casi la mitad de las mujeres que convive con estas personas las cuida en solitario, frente al 16,6% de los hombres. Y un 44,5% de las mujeres realiza, también en solitario, las tareas del hogar, frente a sólo un 9,7% de los varones. 

Fuente: http://entremayores.es/spa/default.asp?nar1=1